Campaña Ambiental Pagana 2014

Francis Ashwood- Dioses Ehiralbos

1- ¿Cómo entraste en contacto con el paganismo? ¿Cómo consideras tu evolución en el mismo?

Fruto de una etapa aventurera de la niñez, en la cual, a través de influencias familiares me topé con cierto tipo de literatura asociada al ocultismo y la alta magia. Y también gracias a que los adultos implicados confiaban en que siendo yo un niño la lectura de esa literatura iba a aburrirme más tarde o más temprano. Pero al final resultó no ser así, y mi interés por temas esotéricos fue en aumento. Con el paganismo entré en contacto a través de la wicca, la cual conocí en una edición de uno de los libros que mencionaba más arriba, que conseguí que me regalara alguien de mi familia. Rápidamente mi interés se dirigió exclusivamente a la brujería, que ha sido hasta hoy día el único camino de exploración espiritual que he seguido.

Empecé a practicar wicca al estilo ecléctico puesto que era lo más accesible por entonces para un chico de mi edad. A los pocos años, conforme fui conociendo más y más acerca de sus orígenes, del paganismo arcaico y demás, fui inclinándome hacia la visión tradicional tanto de la wicca como de la brujería en general, e intentando contextualizar cada una de las tradiciones que iba conociendo. Por entonces me fue imposible acceder a covens de wicca tradicional, tanto por mi edad como por la falta de recursos. Así que alguna u otra forma entré en una crisis que me plantó cara a cara con algunas recensiones tradicionales de la brujería europea. Entonces fue cuando dejé de practicar según las enseñanzas de la wicca, para empezar a adaptarme a las enseñanzas de otras recensiones de brujería no wiccana.

2- ¿Qué ha sido para ti lo más difícil? ¿Qué consideras que te ha aportado?

Lo más difícil al principio fue la aceptación por una parte de la familia. La parte de la familia a través de la cual pude acceder al ocultismo hacía ya tiempo que habían tomado otros caminos que se alejaban muchísimo de lo esotérico o de una visión pagana de la religión. Me costó muchas charlas y muchas discusiones que se dieran cuenta de mi verdadero interés y la ayuda que me suponía llevar a cabo ciertas prácticas espirituales. Esto me ayudó a reafirmarme constantemente en mis creencias y a verbalizar conocimientos e intuiciones de forma que conseguía demostrarme a mi mismo que no estaba equivocado en mis valoraciones.

Sin embargo lo que ha sido realmente más difícil hasta ahora, fue superar esa crisis de la que hablaba más arriba. A pesar de esas discusiones, conforme fui conociendo un poco más en profundidad la wicca, teniendo en cuenta mi tendencia mayormente tradicionalista, y la falta de recursos, empecé a sentir que por más que practicara nunca iba a llegar a conocer realmente la profundidad de lo que estaba haciendo si no conseguía trabajar en un coven de wicca tradicional. Esto me empujó a explorar más profundamente y con mayor ímpetu el sentido final de todo lo que estaba practicando, en cuyo proceso me alejé de la wicca ecléctica y fue cuando entré en crisis. Fueron tiempos muy tristes cuando tuve que enfrentar la pregunta de “¿ahora qué hago?” y esperar hasta que los dioses dieran respuesta.

De esta etapa aprendí algo que hoy en día considero muy importante. Que al final de todo, solo nuestra voluntad hacia a la búsqueda de nuestro camino, y el amor y la devoción sinceros (incondicionales) a nuestros dioses, son los factores clave para llegar al lugar que nos corresponde. Porque al final, siempre hay una respuesta, una guía única que ilumina nuestro destino y nos reconforta. Además de que hay que andar, buscar, explorar y aceptar el cambio como algo natural a nuestra propia evolución espiritual. Las crisis son solo puertas a nuevos descubrimientos.

3- ¿Por qué decidiste crear un blog/página/grupo...? ¿Tienes algún otro proyecto relacionado?

Decidí crear un blog a raíz de una serie de conversaciones con unas personas que más tarde dieron lugar a la creación del webring Ouróboros. Me pidieron que lo hiciera y así lo hice. También para comprometerme conmigo mismo a escribir, que considero un medio muy bueno de controlar y analizar mis pensamientos y experiencias, además de que creo que puede ayudar a otros a sentirse seguros en momentos de inseguridad que la práctica misma de la brujería en cualquiera de sus formas puede generar a lo largo del aprendizaje.

Tengo además otro proyecto de traducción en camino en el que llevo trabajando varios meses que creo que será una aportación interesante a los recursos sobre wicca tradicional en castellano. Si bien hoy en día ya no sigo la wicca, considero que es importante que los que inician su camino en ella tengan información lo más clara y fiable posible a mano y de forma gratuita. De todas formas, es un proyecto que me llevará mucho tiempo finalizarlo, aunque una parte del mismo será publicada en unos pocos meses. Hasta entonces prefiero guardarme mayores detalles, aunque se puede visitar la entrada web del proyecto.

4- ¿Algún autor que te haya influido especialmente? ¿Otras influencias?

Ninguno en concreto y muchos en especial. Janet y Stewart Farrar fueron importantes para mí durante mis años de práctica wiccana, junto con Doreen Valiente, a pesar de que muchos de sus libros no están enfocados a la wicca como tal, sino más bien a la brujería de corte tradicional, de la cual la wicca en sí misma también es parte. Actualmente sin embargo, los autores que más leo son Michael Howard, Nigel Jackson, entre otros muchos de distintas corrientes tradicionales de brujería europea. En otros campos más académicos, adoro a Mircea Eliade y Carlo Guinzburg entre otros académicos estudiosos del fenómeno de las religiones, la brujería y el folclore.

Pero también considero importante la influencia de personas relacionadas con la brujería, el paganismo o el ocultismo que he ido conociendo a lo largo de los años, especialmente por aquellos que han estado más cerca, de los cuales he aprendido y sigo aprendiendo muchas lecciones que jamás encontraría en los libros.

5- ¿Qué temas o cuestiones te interesan en la actualidad?

Actualmente intento ser lo más fiel posible a la situación real del paganismo y la brujería en nuestra sociedad. Por ello investigo acerca de muchas tradiciones y sus prácticas, aunque tienda a dedicarme muy especialmente a las aquellas con las que tengo contacto hoy día. Siendo más específicos, el tema del mundo de las hadas, las prácticas relacionadas con el éxtasis y el culto al macho cabrío o al dios astado en sus distintas formas a lo largo de Europa, acaparan la mayoría de mi tiempo de lectura.

6- ¿Qué bibliografía o material recomiendas?

En principio todo lo publicado por los autores arriba mencionados y más especialmente literaturas clásicas relacionadas de alguna u otra con el paganismo de autores como Apuleyo, Virgilio, etc., además de material relacionado con el folclore sobre el fenómeno y las creencias de la brujería.

7- ¿Cuál es tu visión acerca del panorama actual del paganismo?

Antes costaba mucho conseguir información acerca de distintas áreas del paganismo o la brujería. Sin embargo, hoy en día es totalmente accesible a través de internet, con una cantidad de información casi masiva. Lo malo de ello es que no se valoran las fuentes originales y los contextos reales en los que se desenvuelven las enseñanzas. Hay mucha información, pero la mayoría puede rastrearse en una cadena insaciable de copia y pega en la que nadie se implica realmente. Creo que habría que respetar más el contexto en que se desenvuelven las enseñanzas de las distintas tradiciones y entender el trasfondo real de todo lo que aprendemos. A partir de ahí es como se puede aplicar el conocimiento a la práctica de forma útil y sana. Lo malo es que hoy en día veo que se suele aplicar todo tipo de conocimientos sin ser consecuentes con la trascendencia real que suponen los mismos, con lo cual caemos en la desinformación.

Teniendo en cuenta las ventajas que nos aporta internet y las facilidades de que disponemos hoy en día para comunicarnos, es muy a mi pesar que el panorama de la comunidad pagana actual tienda en muchos casos a la desinformación, impulsada muchas veces por un idealismo de la espiritualidad y el mundo antiguo que se aleja mucho de la situación real o histórica de las partes implicadas. Personalmente tiendo ser muy realista, y creo que si queremos desarrollar algún tipo de espiritualidad, lo primero que necesitamos es una mente sana, y para ello es necesario tener los pies en la tierra, antes de adentrarse a explorar áreas más profundas y elevadas de nuestra realidad.

8- ¿Qué le dirías a la gente que empieza a interesarse por estos temas? ¿Y a la que lleva ya un tiempo en ellos?

Para empezar que investiguen mucho teniendo siempre en cuenta el contexto. Hay que recordar siempre que todo tiene un por qué, un origen y una razón de ser. Principalmente por saber dónde nos metemos y por no ejercitar la ignorancia. Pero sobre todo por seguridad personal y por “integridad física”, puesto que hay muchos en el mundo de la espiritualidad que se dedican a machacar la salud mental de las personas aprovechándose de las necesidades espirituales básicas de los seres humanos.

También diría que a pesar de lo que pueda parecer o de lo que nos cuenten, la brujería o el paganismo están constituidos de una serie de creencias que se corroboran a través de la práctica, y que la correcta práctica tiene un fin que puede experimentarse totalmente por uno mismo en contacto con la naturaleza inmediata que lo rodea usando las fórmulas adecuadas. Quiero decir, que están basados en un conocimiento totalmente demostrable y, aunque simbólico, este conocimiento es neutro, un medio para alcanzar un fin. Los medios se corresponden con los métodos y símbolos de las tradiciones. El fin lo pone la propia persona, y los límites para alcanzarlo la naturaleza misma. Lo que supone que a la hora de la verdad, primero: la última palabra la tiene siempre la propia naturaleza; y segundo: que no podemos luchar contra sus leyes. Las fuentes que están basadas en la charlatanería suelen carecer de estos principios, por lo cual caen por su propio peso ante la experiencia real de la naturaleza de las cosas. Al fin y al cabo la naturaleza es la que es y somos parte de ella más de lo que en principio suele gustarnos. Y conocerse a uno mismo, la constitución mental y psíquica del ser humano, puede ser un principio muy positivo para entender luego otro tipo de experiencias espirituales.

Y a los que llevan más tiempo, les diría que no pierdan de vista el panorama actual del paganismo y la necesidad de mucha gente que comienza sin fuentes con las que contrastar sus experiencias. Hace unos años tuve un periodo de disgustos continuos con la situación que me llevaron a alejarme de foros o de hablar de paganismo o brujería. Pero me he dado cuenta de que si no nos comprometemos y compartimos nuestros aciertos y errores con la gente, continuaremos generando desinformación. Es innegable que hoy en día existe una necesidad de paganismo, por minoritaria que sea. Y los que hemos tenido buenas experiencias y conseguido algo válido en una tradición pagana o de brujería, no deberíamos recluirnos y alejarnos del resto de la comunidad. El reconocerse como parte de una comunidad no quiere decir que uno pierda intimidad o integridad espiritual.

No hay comentarios:

Archivo de blogs