Campaña Ambiental Pagana 2014

[Traducciones] La Noche Oscura del alma, Fra. Apfelmann

"La Noche Oscura del Alma", Fra. Apfelmann, 1989, publicado en Sacred Texts. Traducción y adaptación al español por Vaelia Bjalfi. Ouroboros Webring Abril 2010.


"La Noche Oscura del Alma" es el nombre dado a esa experiencia de desolación espiritual que todos los estudiantes de lo Oculto pasan en un momento u otro. En ocasiones se caracteriza por el sentimiento de que nuestros estudios o prácticas mágicas no nos están llevando a ningún lugar, que el éxito inicial concedido tras algunos meses de trabajo oculto, se ha desvanecido de repente. Sobreviene un deseo de renunciar a todo, de abandonar los ejercicios y la meditación, pues parece que no están funcionando. San Juan de la Cruz, místico cristiano, habla de esta experiencia;

"...los apetitos sensitivos y espirituales están adormecidos y amortiguados sin poder gustar de cosa ni divina ni humana; las afecciones del alma, oprimidas y apretadas, sin poderse mover a ella ni hallar arrimo en nada; la imaginación, atada, sin poder hacer algún discurso de bien; la memoria, acabada; el entendimiento, entenebrecido, sin poder entender cosa, y de aquí también la voluntad seca y apretada, y todas las potencias vacías e inútiles, y, sobre todo esto, una espesa y pesada nube sobre el alma, que la tiene angustiada y ajenada de Dios.” (1)


Aunque el principiante pueda ver la llegada de la experiencia con alarma (sé que lo hice) la "Noche Oscura" no es algo malo o destructivo. En cierto sentido puede interpretarse como una prueba con la que los dioses examinan nuestra determinación de continuar con el trabajo oculto, y si no se está entregado por completo a los estudios mágicos, es durante este período (en su inicio) cuando se abandonarán. La Noche Oscura del Alma debería ser bienvenida, una vez reconocida como lo que es (siempre he recibido un "aviso" antes del inicio de dicho periodo), como se debería dar la bienvenida a un proceso que asegura nuestra salud y bienestar. San Juan de la Cruz abrazó la Noche Oscura del Alma como un Encuentro Divino, como un periodo de “gracia pura”;

“¡Oh noche que guiaste! ¡oh noche amable más que el alborada! ¡oh noche que juntaste Amado con amada, amada en el Amado transformada!” (2)

Cuando se entra en la Noche Oscura uno se siente sobrecogido por un sentimiento de depresión y sequedad espiritual. La idea, presente en algunos sectores, de que todas las experiencias de este tipo deben ser evitadas para llevar una existencia pacífica muestra la superficialidad de gran parte de la vida contemporánea. La Noche Oscura es una forma de llevar el alma a la quietud, para que una profunda transformación psíquica pueda tener lugar. Todas las distracciones deben ser anuladas, y no es conveniente tratar de luchar o canalizar las ráfagas de energía bruta que de vez en cuando pueden atravesar nuestro ser.
Esta compulsión interna de dejar todo de lado tiene como resultado la depresión externa, cuando nada parece entusiasmarnos.Lo único que se puede hacer es obedecer la voz interna y abrazar la calma, esperando que tenga lugar la transformación interior (anunciada por la “Noche Oscura”). Es posible que no se sea consciente durante mucho tiempo de los resultados de dicho cambio interior, pero cuando el deseo de trabajar regresa y la depresión desaparece, la Noche Oscura (por un tiempo) ha pasado. Nadie puede ayudarnos durante ese tiempo, y en muchos casos ni siquiera hay nadie a quién acudir buscando asesoramiento. Es necesario hacer caso omiso de los bienintencionados consejos de la familia y amigos para "salir de ella", pues no es una depresión común, sino una profunda experiencia espiritual única para aquellos que la han vivido en sí mismos (en otras palabras, un refugio mágico), impedida para muchos por las rutinas de la vida cotidiana; todo lo que se puede hacer es cultivar la soledad interior, el silencio y la quietud del corazón, y esperar (del mismo modo que una crisálida espera el cambio interno que dará lugar a una mariposa) la transformación que funciona por si misma.

Hay muchas de esas "Noches Oscuras", que el buscador oculto debe pasar a través del misterioso proceso de mitigación. Todas son pruebas, pero la experiencia enseña a enfrentarlas cada vez de un modo más eficiente.

Notas de traducción: Dado que San Juan de la Cruz escribió en español, he preferido reproducir de modo literal los fragmentos a los que Fra. Apfelmann hace refencia, en vez de re-traducirlos del inglés. La Noche Oscura del alma, con los comentarios del autor , está disponible en la página Dudas y Textos, de Antonio González, entre otras obras clásicas de la espiritualidad cristiana.

(1) Noche Oscura del alma, San Juan de la Cruz. Cap.16
(2) Noche Oscura del alma, San Juan de la Cruz. V. 21-25.

No hay comentarios:

Archivo de blogs