Campaña Ambiental Pagana 2014

[Fragmentos] La semilla, Jan Fries

Magia(k) Visual”, Jan Fries, ed. Noctiluca, Palma de Mallorca, 2003. (Seguir el enlace para acceder a la obra completa).

"La semilla" (p.10)

Una semilla es una unidad de conciencia que tiene cuerpo, carga e inteligencia, y que tiende a desarrollar su potencial en el mundo real bajo las condiciones apropiadas. Las semillas se crean, transmiten y siembran para conseguir un cambio – cambio en el mundo, en la vida o en la identidad de uno mismo.

Las semillas pueden tener muchas formas, según la voluntad y la naturaleza del mago. (...) Nosotros trataremos el desarrollo de la semilla en este libro bajo el lenguaje de la magia del sigilo(*). Considera que estos sigilos sólo son una variedad de semilla y que los principios básicos pueden ser fácilmente aplicados a cualquier otro medio.

"Bajo la Superficie" (p.29-33)

La naturaleza de la tierra es esencial para el desarrollo de la semilla: la semillas sólo crecen bajo las condiciones apropiadas. Las condiciones bajo las cuales vives son el terreno en el que el sigilo florecerá. Una semilla sembrada en el suelo equivocado no puede desarrollarse; ella conocerá qué condiciones son erróneas y suspenderá su actividad.
El sigilo sabe cuáles son las condiciones que se necesitan para su manifestación; allí dónde ella dicte la suspensión del crecimiento esperará, descansará y soñará. La eficiencia del sigilo no depende por tanto de los esfuerzos del mago, sino de las condiciones dictadas por la Voluntad Verdadera.

(...)

La experiencia pronto revelará que algunos sigilos se manifiestan muy rápidamente, mientras que otros se toman su tiempo y algunos ni siquiera llegarán a manifestarse. Esto está determinado por tu verdadera voluntad y por las condiciones bajo las cuales vives. Un sigilo que va contra tu verdadera voluntad o la de cualquier otra persona, no recibirá la fuerza necesaria y permanecerá latente. Tales sigilos son considerados “material extraño” y serán expulsados del sistema tan pronto como sea posible. Esto podría suceder por medio de la confrontación – debes permitirte aprender de tus errores- a través de las pesadillas, crisis o en el astral cuando viajas por los oscuros túneles de tu mente. Los dioses oscuros ayudan a purificar el alma: te enseñan a digerir y reciclar el material de desecho después de haber deseado cosas estúpidas.

En ciertos casos el sigilo podría manifestarse de una forma inesperada. En lugar de obtener lo que esperabas, puedes encontrarte con que la necesidad se ha evaporado o que se ha trascendido el deseo por la “iluminación” o por cambios en tu personalidad. El ser subconsciente no es un mundo bruto con el que podamos ejercer de mandones, sino una entidad con n alto nivel de inteligencia.

Así hay sigilos que no pueden manifestarse inmediatamente debido a condiciones adversas o momentos inoportunos. Estos sigilos descansan en hibernación y esperan la estación ideal para su crecimiento: la semilla sabrá cuando el invierno ha terminado y la vida es posible otra vez.

Si muchos otros sigilos para el mismo “deseo imposible” se acumulan en suspensión pueden desequilibrar seriamente la mente. En algunos casos pueden conseguir algún tipo de manifestación por medio de fantasmas del deseo, alucinaciones o promulgaciones simbólicas; en otros casos pueden irrumpir violentamente o causar el cambio deseado derribando los obstáculos. En el último caso, obtenemos el resultado deseado por la violenta transformación interior del ser. Algunas veces los sigilos en suspensión tienen una oportunidad para encarnar cuando son rotos nuestros hábitos y creencias, ya sea debido a la crisis o enfermedad o por cambios en nuestro estilo de vida. El estado de nuestra identidad crea el clima y las condiciones en las cuales la semilla puede desarrollarse: nosotros somos la superficie de la tierra y como tales, elegimos que sigilos tienen la oportunidad de crecer.

Considera que una flor necesita unas condiciones concretas.

El terreno tiene que ser lo suficientemente firme para sostener las raíces, lo suficiente blando como para permitir que la planta crezca; tiene que poseer nutrientes y las aguas de la vida. Debería estar soleado, con energía libre para circular y espacio suficiente para que la planta pueda crecer y desarrollarse.

Algunos magos están demasiado interesados en los resultados e intentan que e sigilo crezca aplicándole intensas “cargas”. Si falla en su crecimiento, incrementan la carga o intentan hacer la puerta más grande (más crisis), aplican fórmulas de poder más elaboradas o se introducen en rituales secretos y brujerías sexuales imponentes. Estas cosas pueden ayudar al resultado deseado si casual o accidentalmente suprimen los obstáculos, pero rara vez lo hacen. El mago ahora padece una frenética urgencia y necesidad, y tiene que luchar contra el temor al fracaso. Mucho antes él estaba tan concentrado sobre el deseo negado que los portares se cerraron de forma refleja para que el pasaje no fuese violado.

Cuándo nos golpeamos la cabeza contra un muro, ¿persistimos en seguir corriendo contra él? La persistencia obstinada está frecuentemente conectada con alguna motivación egoísta, esto es, la equivocada creencia de “Yo conozco mi voluntad y haré que esta cosa suceda”. El “fracaso” es reconocido como una amenaza para el ego – el mismo ego que tan felizmente pretende poder divino y autoridad – y de esta forma el mago no puede ayudarse a sí mismo: él tiene que pelear y persistir indiferente al dolor. En estos casos es usual considerar el proceso como un “desafío” o una “ordalía” – cualquier cosa menos aceptar que uno puede estar equivocado.

Las semillas deberían colocarse con amabilidad. Dadas las condiciones óptimas, un sigilo necesitará muy poco esfuerzo: en su propio y sutil viaje conectará con la voluntad universal y se desenvolverá con más gracia y poder de lo que nos podamos imaginar. Una de nuestras tareas consiste en vivir en las condiciones correctas: es fácil recibir la inspiración para un cuadro, por ejemplo, si has desarrollado los talentos necesarios de acuerdo a tu voluntad. Si crees que no puedes dibujar, la fuerza del sigilo tendrá que cambiar primero esta concepción de ti mismo o hacer que dibujes cuando tus inhibiciones estén en un nivel bajo.

(...) El sigilo mágico requiere cierto nivel de confianza: sólo con una mirada retrospectiva comprobarás que la técnica parece funcionar. Lo que suceda a un sigilo solamente se sabrá cuando el nuevo efecto esté allí o cuando puedas mirar al pasado y comprobar la veracidad de tus ilusiones.

_________________________

(*)El uso de “sigilos” es una técnica mágica asociada frecuentemente a la “corriente” llamada Magia del Caos. Para hacer más comprensible el texto, se puede sustituir “sigilo” simplemente por “trabajo mágico”. Para obtener más información sobre la técnica de los sigilos se puede consultar, por ejemplo, el “Oven Ready Chaos” de Phil Hine.

No hay comentarios:

Archivo de blogs